Los vinos mediterráneos han cambiado y mejorado muchísimo en los últimos años gracias al gran trabajo de los enólogos. Son vinos que expresan muy bien el paisaje mediterráneo, con toques cítricos, florales y de fruta. Son vinos rústicos, pero es exactamente esa rusticidad lo que marca su expresiva personalidad.

 

De los Montes de Málaga y en pleno bosque mediterráneo, llega esta uva Pedro Ximénez oculta entre encinas, alcornoques y pino carrasco, con una altitud de entre 800 y 1000 m. La nariz nos recuerda a la uva, notas de miel y flores blancas. Boca fresca con cierto cuerpo aportado por su paso por barrica.

 

Leer noticia completa (Fuente: La vanguardia)

This post is also available in: Spanish